Buscar
  • Pedro F.

Chris Gardner, la real historia detrás de la película: "En busca de la felicidad"


Chris tuvo una infancia complicada, con un padre ausente y un padrastro violento, Freddie Triplett. Por si fuera poco, su madre Bettye Jean Gardner, fue encarcelada dos veces: una vez cuando Triplett la reportó ante la asistencia pública y luego por intentar incendiar la casa con Triplett adentro. En esa última ocasión, Bettye fue condenada por intento de asesinato con 4 años de cárcel. Bajo esta situación, Chris y sus hermanastras fueron trasladados en numerosas ocasiones a hogares de acogida. Sin embargo, Chris atribuye a su madre, a pesar de sus delitos, la transmisión de la "genética espiritual" que lo guio a través de los traumas de su educación. Ella le inculcó un sentido de confianza en sí mismo y conciencia de su potencial ilimitado. Su autobiografía fue la base para la película “En Busca de la felicidad” protagonizada por Will Smith en 2006. Él nunca habría imaginado que la historia de su vida sería un éxito de Hollywood. The Pursuit of Happyness, un bestseller del New York Times y Washington Post se ha traducido a más de cuarenta idiomas y la película recibió nominaciones al Golden Globe, Screen Actors Guild y al Oscar.

Christopher Paul Gardner, o simplemente Chris Gardner, nació en Milwaukee, Wisconsin, Estados Unidos el 9 de febrero de 1954. Hijo de Thomas Turner y Bettye Jean Gardner. A su padre biológico logró verlo únicamente dos veces en su vida; la primera cuando tenía 28 años y la segunda, en su funeral. Después de eso su madre se casaría con Freddie Triplett y esta persona sería el causante de la miseria de la vida de Chris en su juventud. Freddie era un padrastro abusivo quien lo maltrataba físicamente. En algún momento Chris dijo que “nació en el abandono infantil, maltrato infantil, alcoholismo, violencia doméstica, miedo, pobreza y analfabetismo". Por si fuera poco, su situación empeoró cuando su madre fue condenada a 4 años de prisión por intento de asesinato.

A pesar de los problemas de su infancia, Gardner dice que su madre fue una inspiración: "Tengo una de esas madres pasadas de moda que me decían todos los días: 'Hijo, puedes hacer o ser lo que quieras hacer o ser'. "Y lo creí, le creí al 100%". Chris logró mantenerse positivo en todo momento, a pesar de que había estado en situaciones como en la que una vez su padrastro, empuñando un arma, lo echó de la casa durante una Navidad. “Me echaron de la casa, semidesnudo, a punta de pistola. A día de hoy, todavía tengo un problema con la Navidad.” (…) “pero tomé la decisión de que iba a ser todo lo que este tipo no era. No voy a beber, no voy a golpear a las mujeres, no voy a ser ignorante.”

Chris fue un joven criado en hogares de acogida y también realizó trabajos ocasionales, como lavar los platos en un restaurante y atender a pacientes en un asilo de ancianos. Algo rescatable es que sus tres tíos le proporcionaron sus modelos masculinos más positivos. Después, a los 18 años al terminar la escuela, se unió a la Marina de los Estados Unidos emulando a su tío Henry. Recibió capacitación en los conceptos básicos de primeros auxilios y más tarde sirvió en el Navy Regional Medical Center de Jacksonville. Se desempeñó como enfermero del hospital y conoció a un cardiólogo, el Dr. Robert Ellis, quien le ofreció empleo como civil. Tras su baja en 1974, Gardner se mudó a San Francisco y se convirtió en asistente de laboratorio de Ellis. En este punto consideró seriamente la posibilidad de postular profesionalmente como médico. También trabajó a tiempo parcial como guardia de seguridad y tomó trabajos de pintura durante los fines de semana para ganar algunos dólares extra.

Mientras trabajaba en el campo médico, Gardner se casó con Sherry Dyson el 18 de junio de 1977, una experta en matemáticas. Ella quedó embarazada de Chris pero tuvo un aborto involuntario. El matrimonio era complicado y Gardner comenzó a tener dudas sobre su ambición de convertirse en médico, pero su decisión de abandonar esa opción puso más presión sobre su matrimonio. Mientras estuvo aún casado tuvo un romance con otra mujer, Jackie Medina, que estaba estudiando odontología. Cuando Medina quedó embarazada, dejó a su esposa y se mudó con ella. El hijo de Gardner, Christopher Jarret Medina Gardner Jr., nació a principios de 1981 y 4 años más tarde nació su hija Jacintha. No obstante, la relación de Chris con Jackie también se desmoronó, y ella lo acusó de haberla maltratado físicamente. Aunque Chris negó las acusaciones, tuvo que enfrentarse a la prisión y la separación de su hijo durante unos meses. Por otro lado, bajo la presión de ganar más, tomó un trabajo como representante de ventas

en CMS, una compañía de equipos médicos por un salario anual de alrededor de $30,000 dólares y más tarde se unió Van Waters y Rogers. Vendió equipo médico por un tiempo, pero nunca estuvo realmente satisfecho con lo que hizo. El hambre por hacer algo más gratificante creció. Después de que en una ocasión, vio a un hombre bien vestido conduciendo un Ferrari, sintió curiosidad por saber qué carrera siguió. Cuando Gardner llegó a saber que el hombre, Bob Bridges, era un corredor de bolsa, se inspiró para hacer el mismo trabajo. Bridges lo entrenó y también abrió un mundo de oportunidades para el joven vendedor. Atraído por el mundo financiero, Gardner puso su trabajo de ventas en segundo plano mientras postulaba a programas de capacitación en el distrito financiero de San Francisco. Un día, un hombre de EF Hutton le ofreció un puesto y renunció a su trabajo de ventas de inmediato. Desafortunadamente, el hombre que lo contrató perdió su propio trabajo antes de que Gardner llegara para su primer día, había regresado al punto de partida. Por otro lado, llegó en un momento tenso en su relación con Medina. Tuvieron una pelea y ella llamó a la policía. Chris fue arrestado y a causa de que debía $1,200 dólares en multas de estacionamiento, fue sentenciado a diez días en una cárcel del condado. Para cuando quedó libre Medina se había ido de la casa, llevándose a Chris Jr. El departamento quedó completamente vacío. Chris tenía una cita a la mañana siguiente en la casa de corretaje Dean Witter Reynolds. Sin otra alternativa, se presentó a su entrevista con la ropa en la que había sido arrestado. A pesar del traje desaliñado, su sentido del impulso y entusiasmo fueron suficientes para conseguirle el trabajo; finalmente le ofrecieron una pasantía de seis meses. Vale agregar que antes de llegar ahí probó suerte en numerosas firmas de formación de corredores de bolsa como Paine Webber, Smith Barney y Merrill Lynch.

De forma paralela, durante cuatro meses Gardner no supo dónde estaba su hijo. Entonces, un día, Medina apareció en su pensión para entregar a su hijo. Se alegró de tomar la custodia de su hijo. Había jurado, durante su problemática infancia, nunca dejar a sus propios hijos sin un padre. Sin embargo, la pensión no permitía niños, y él no podía pagar un departamento con su estipendio de aprendiz. Así comenzó el período de un padre soltero sin hogar que trabaja y que es la pieza central del libro y la película The Pursuit of Happyness (“En Busca de la Felicidad”). La representación cinematográfica más famosa de la vida y las luchas de Gardner es la película protagonizada por Will Smith, basada en el libro del mismo nombre que escribió junto con Quincy Troupe. La película fue conmovedora y recibió varias nominaciones al Premio de la Academia. Chris, el corredor de bolsa aspirante asumió la responsabilidad total del niño a pesar de todos los obstáculos, incluida la penuria, la falta de alimentos y la falta de vivienda.

Gardner y su hijo dormían algunas noches en un hotel barato otras noches debajo del escritorio de su oficina, después en el parque o, en un par de ocasiones, en el baño en una estación del Bay Area Rapid Transit. Nunca le dijo a sus colegas sobre su situación. Hasta que en una oportunidad logró convencer al reverendo Cecil Williams, pastor de Glide Memorial Church en el vecindario Tenderloin de San Francisco, para que lo aceptara en el refugio de la iglesia para mujeres sin hogar. Gardner dejó una fuerte impresión en Williams: "Todos los días era el único en la fila, y estoy hablando de una larga fila de personas, que tenían un hijo con él. Vino y comió y se ofreció como voluntario... incluso entonces era diferente, diferente de cualquier persona que haya conocido o visto en la fila buscando ayuda"- dijo para la revista Jet.

El refugio Glide requería que Chris y su hijo llegaran a la iglesia antes de que las puertas se cerraran a las seis de la tarde y que se fueran a las ocho de la mañana, llevándose sus pertenencias con ellos. Gardner relató la experiencia en el Chicago Sun-Times: "Durante un año, llevé a mi hijo, su cochecito, una gran bolsa de lona con toda su ropa, mi maletín, un paraguas, la bolsa más grande de Pampers, un traje en mi espalda y uno en una bolsa colgante… todos los días."

Incluso en medio de estas circunstancias extremas, Gardner se comprometió a aprender su nuevo oficio. El aprendiz de corredor de bolsa dedicó mucho tiempo a su entrenamiento, realizando aproximadamente 200 llamadas por día. A pesar de la adversidad, Gardner prosperó en su trabajo, su determinación dio sus frutos, aprobó su examen en el primer intento y fue el único en su programa de entrenamiento al que se le ofreció un puesto permanente en Dean Witter Reynolds (DWR), lo convirtió en un empleado de pleno derecho. En 1982, fue absorbido como empleado a tiempo completo después de haber superado su prueba de Serie 7. Posteriormente, Bear Stearns & Company, con sede en San Francisco, reclutó a Chris como agente de bolsa. Incluso con su aumento en el salario, pasaron varios meses antes de que pudiera ahorrar suficiente dinero para pagar un departamento. Él y Chris Jr., que tenía ahora dos años y medio, durmieron en el suelo la primera noche en su nuevo hogar en North Oakland. Gardner le dijo a Reader's Digest que cuando llegó la mañana siguiente, Chris Jr. dijo alarmado: "Papá, tenemos que quitarnos nuestras cosas" Le dije a mi hijo: "No, muchacho. Ahora tenemos una llave. Estamos en nuestra casa". Sus ganancias continuaron aumentando hasta que ganó su primer millón de dólares en 1985. En 1987, el experto corredor de bolsa decidió iniciar su propia empresa y fundó el Gardner Rich & Co en Chicago, Illinois. El nombre "Rich" fue elegido porque Chris admiraba al famoso hombre de negocios, Marc Rich. Siendo una pequeña empresa, trabajó en su pequeño departamento en Presidential Towers, con una inversión insignificante de $10,000 dólares. La compañía se especializaba en transacciones de deuda, capital y futuros para instituciones públicas y privadas. Gardner tenía una participación mayoritaria en la empresa hasta que la vendió en un acuerdo multimillonario en 2006. Luego, fundó Christopher Gardner International Holdings y se convirtió en su director ejecutivo.

Habiendo sufrido pobreza y abuso cuando era niño, Chris se ha encargado de proporcionar hogares y un nivel de vida digno a los más desfavorecidos. Ayuda financieramente a organizaciones como Glide Memorial United Methodist Church que brindan alojamiento a personas sin hogar. También es miembro de la Junta Directiva de las ONG National Fatherhood Initiative, y National Education Foundation. En la actualidad Chris tiene un valor neto estimado de $60 millones de dólares, habiendo ganado la mayor parte de su riqueza de la venta de Gardner Rich & Co. Gardner se ha convertido en un orador público muy solicitado. Su propia experiencia transmite poderosos mensajes acerca de romper ciclos destructivos, compromiso con la crianza de los hijos y el logro de objetivos a través de la perseverancia. Viaja por todo el mundo como orador motivacional y patrocina varias organizaciones benéficas y organizaciones para personas sin hogar que combaten la violencia contra las mujeres. Nunca olvidó su encuentro con Bob Bridges y su Ferrari y llegó el día en que adquirió un Ferrari personalizado de su anterior dueño, la super estrella de la NBA, Michael Jordan. Chris también tiene otro libro llamado "Comienza donde estás: Lecciones de vida para llegar de donde estás a dónde Tú quieres ser".


4,426 vistas

CONTÁCTENOS:

Calle Cantuarias N° 160 Oficina 901, Miraflores, Lima

(01) 640 1600 / (01) 490 2299 

support@newcapital-sec.com

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono LinkedIn
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco

Secured By SSL

Copyright 2019, Todos los derechos reservados, NewCapital Securities