Buscar
  • Pedro F.

John Pierpont Morgan, el hombre que comenzó una dinastía bancaria y rescató al tesoro de los Estados


John Pierpont Morgan, uno de los banqueros más poderosos de su época, nacido en una prominente familia de Nueva Inglaterra en 1837. Llegó a financiar ferrocarriles y ayudó a organizar compañías tan importantes como la US Steel y General Electric. En 1871 formó una sociedad con un banquero de Filadelfia que después de la muerte de este se convirtió en JP Morgan & Co. (el antecesor del gigante financiero que actualmente conocemos como JP Morgan Chase). En la década de 1880 se estableció como un actor importante en la industria ferroviaria del país. Morgan también dirigió los esfuerzos para rescatar al Tesoro de los Estados Unidos en 1895 y 1907, esto estimuló la creación del Sistema de la Reserva Federal a fines de 1913. Murió en Roma a los 75 años de edad dejando una colección de arte de renombre mundial y un negocio que continúa manteniendo su poder en la industria financiera hasta la actualidad.

John Pierpont Morgan o simplemente JP Morgan, nació el 17 de abril de 1837 en Hartford, Connecticut en el seno de una familia muy rica. Su abuelo paterno, Joseph, fue fundador de Aetna Insurance Company, su padre, Junius, se convirtió en socio de un exitoso negocio de productos secos y posteriormente banca. También uno de sus parientes maternos, James Pierpont (1659-1714), fue fundador de la Universidad de Yale. Su padre hizo su fortuna invirtiendo el dinero de otras personas y de esa manera ayudó a afianzar la banca de inversión moderna. Se dice que cuando John Pierpont era un niño, su padre le hizo tocar un millón de dólares en efectivo para que sepa cómo se siente manipular tal cantidad de dinero.


Durante su niñez Pierpont era bastante enfermizo por lo que pasó prolongados periodos sin salir de su hogar. En 1854, su padre Junius Morgan se mudó con toda la familia a Londres para comenzar su nueva carrera como socio en la empresa bancaria George Peabody & Co., mientras tanto, Pierpont fue enviado al Instituto Sillig en Suiza, donde adquirió fluidez en francés y mostró aptitudes para las matemáticas. Más tarde asistiría a la Universidad de Göttingen en Alemania.

En 1857 al finalizar sus estudios, Morgan se mudó a New York para trabajar como empleado de Duncan, Sherman & Co., la rama estadounidense de la firma de su padre en donde comenzó como contador en la firma. Tiempo después conoció a Amelia Sturges, la hija de un exitoso comerciante que era parte de su círculo social en New York. El romance que entre ellos crecía se vio opacado por la delicada salud de su amada. En 1861, Amelia fue diagnosticada con tuberculosis. La pareja tomó la decisión de mudarse a una ciudad apta para la recuperación de ella y casarse. Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos de Pierpont para que su esposa recobrase su salud, ella falleció en febrero de 1862.

Se dice que esta tragedia devastó al joven Morgan y rápidamente volvió a New York para sumergirse en el trabajo y olvidarse de la pérdida de su esposa. En 1864, se asoció a Charles Dadney para formar Dabney, Morgan & Co. Con su padre Junius Morgan ahora al frente de la empresa bancaria de Londres, los Morgan continuaron expandiendo su riqueza e influencia al canalizar las inversiones en el extranjero hacia Estados Unidos.

Pierpont logró superar la pérdida de su primera esposa y comenzó un nuevo romance con Louisa "Fanny" Tracy, la hija de un abogado de New York. La boda se llevó a cabo en mayo de 1865 y tuvieron cuatro hijos. Su hijo John Pierpont "Jack" Morgan Jr. sería que se haría cargo del negocio de su padre muchos años después.

En 1871, Morgan unió fuerzas con Anthony Drexel, un importante banquero de Filadelfia con quien fundaría Drexel, Morgan & Co. A los 30 años de edad, Morgan se estaba convirtiendo en una figura de gran tamaño que dominaría el mundo financiero. Morgan tenía conexiones íntimas y muy útiles con banqueros e inversionistas de Londres y durante la década de 1870 pudo proporcionar a las corporaciones industriales de los Estados Unidos el capital tan necesario proveniente de los banqueros británicos.

En 1885 Morgan organizó una reunión en su yate con los directores del Ferrocarril New Central y el Ferrocarril de Pensilvania . Se dice que mientras navegaban por el río Hudson, Morgan dejó bien en claro que no tocarían tierra hasta que todos lleguen a un acuerdo. Dicho contrato ahora es conocido como el Contrato Corsair (en alusión al nombre de su yate). En 1886 reorganizó otros dos ferrocarriles principales con el objetivo de estabilizar su base financiera. En el proceso de estas re-estructuraciones corporativas, Morgan se convirtió en miembro de la junta directiva de estos y otros ferrocarriles, acumulando así una gran influencia en ellos. Entre 1885 y 1888, extendió su influencia a líneas ubicadas en Pensilvania y Ohio, y después del pánico financiero de 1893, se le pidió que rehabilitara una gran cantidad de las principales líneas ferroviarias del país, incluido el Ferrocarril del Sur, el Ferrocarril Erie y el Pacífico Norte. Ayudó a lograr la estabilidad de las tarifas ferroviarias y desalentó la competencia excesivamente caótica en el Este. Al ganar el control de gran parte de los ferrocarriles que reorganizó, se convirtió en uno de los magnates ferroviarios más poderosos del mundo, controlando cerca de 5,000 millas (8,000 km) de ferrocarriles estadounidenses para 1902.

Luego de la muerte de Drexel, su socio, en 1893 Pierpont reorganizó nuevamente su compañía en JP Morgan & Co en 1885. La firma pronto se convirtió en un jugador importante en la industria.

En 1890 muere su padre después de un accidente de carruaje, esto le afectó gravemente pero también, de forma instantáneamente cuadruplicó su riqueza. Sin embargo, Morgan no tenía mucho tiempo para lamentar tal pérdida y luego de una década de consolidación ferroviaria, abrió nuevos caminos al organizar la fusión de Edison General Electric y Thomson-Houston Company para formar General Electric en 1892.

Durante la depresión que siguió al pánico de 1893, las reservas de oro de los EE. UU. se agotaron seriamente. Morgan formó un sindicato que reabasteció la agotada reserva de oro del gobierno de los Estados Unidos con $62 millones de dólares en oro para aliviar la crisis del Tesoro a cambio de una tasa favorable de bonos a 30 años. Tres años más tarde comenzó a financiar una serie de gigantescas consolidaciones industriales que debían reformar la estructura corporativa del sector manufacturero estadounidense. Su primera aventura, en 1891, fue organizar la fusión de Edison General Electric y Thomson-Houston Electric Company formaron General Electric, que se convirtió en la empresa de fabricación de equipos eléctricos dominante en los Estados Unidos.

Tras haber financiado la creación de la Federal Steel Company en 1898, Morgan en 1901 se unió para fusionarla con la gigante Carnegie Steel Company. Carnegie acepta venderle a Morgan el equivalente a cuatrocientos mil millones de dólares en la actualidad (o $480 millones en ese entonces). Esto es más que todo el presupuesto del gobierno federal de los Estados Unidos. Le da a Carnegie la mayor fortuna privada que el mundo haya visto.

Junto con otras compañías de acero forma United States Steel Corporation, que fue la primera corporación de mil millones de dólares del mundo y dominará el negocio del acero durante casi cien años. En 1902, Morgan reunió a varios de los principales fabricantes de equipos agrícolas para formar la International Harvester Company. En ese mismo año organizó, con menos éxitos posteriores, la Marina Mercantil Internacional (IMM), una fusión de la mayoría de las líneas de transporte transatlánticas, en particular la de White Star (naviera propietaria del Titanic). En abril de 1912, Morgan realizó una reserva en el viaje inaugural del Titanic, pero se vio obligado a cancelar (según informes debido a una enfermedad). La nave posteriormente se hundió con gran pérdida de vidas.

En 1907 Morgan dirigió con éxito el intento de la comunidad financiera estadounidense de evitar un colapso financiero general luego del pánico en el mercado de valores. Dirigió a un grupo de banqueros que se hizo cargo de grandes depósitos del gobierno y decidió cómo se usaría el dinero para fines de alivio financiero, preservando así la solvencia de muchos bancos y corporaciones importantes. Habiendo dejado de emprender grandes reorganizaciones industriales, Morgan se concentró posteriormente en acumular el control de varios bancos y compañías de seguros. A través de un sistema de membresías entrelazadas en las juntas directivas de compañías que había reorganizado o influenciado, Morgan y su banco lograron una gran concentración de control sobre algunas de las principales corporaciones e instituciones financieras de la nación. Esto le ganó a Morgan la desconfianza ocasional del gobierno federal y la enemistad de reformadores en todo el país, pero siguió siendo la figura dominante en el capitalismo estadounidense hasta su muerte.

En 1907, Morgan fue nuevamente llamado a ayudar al gobierno de los Estados Unidos en un ataque de pánico económico. Buscando estabilizar una serie de bancos de fideicomisos colapsados, llamó a varios presidentes de bancos a su biblioteca de Manhattan y, emulando su reunión en el yate Corsair de 1885, cerró la puerta hasta que se pudo encontrar una solución.

Morgan se convirtió en la fuente predominante de financiamiento del gobierno de los EE. UU., por la tanto JP Morgan & Co. se convirtió en una de las casas bancarias más poderosas del mundo.

Cabe señalar que durante la era de Morgan, los Estados Unidos no tenían un banco central, por lo que utilizó su influencia para ayudar a salvar a la nación del desastre durante varias crisis económicas. Morgan inicialmente fue elogiado ampliamente, sin embargo, en los años subsiguientes, el banquero se enfrentó a las crecientes críticas de periodistas, políticos progresistas y otros que argumentaban que Morgan tenía demasiado poder y podía manipular el sistema financiero para su propio beneficio.

En 1912, Morgan fue llamado a declarar ante un comité del Congreso presidido por el Representante de los Estados Unidos, Arsene Pujo (1861-1939) de Louisiana. Eso significó investigar la existencia de un "fideicomiso de dinero", de financieros de élite de Wall Street, incluido Morgan, que presuntamente se confabuló para controlar la industria y la banca estadounidenses. Las audiencias del Comité Pujo ayudaron a lograr la creación del Sistema de la Reserva Federal en diciembre de 1913 y estimularon la aprobación de la Ley Clayton Antitrust de 1914.

El asombroso éxito de Morgan transformó la industria financiera y dejó un poderoso legado. rescató en dos oportunidades al Tesoro de los Estados Unidos y esto estimuló la creación del Sistema de la Reserva Federal a fines de 1913. Su nombre perdura a través de la enorme empresa bancaria internacional que creó, JP Morgan Chase & Co.

Morgan llegó a estar en el consejo de 48 corporaciones. Murió en un hotel en Roma, Italia, el 31 de marzo de 1913 a los 75 años de edad. Para conmemorar su fallecimiento, el 14 de abril de 1913, el día de su funeral, la Bolsa de Nueva York permaneció cerrada hasta el mediodía del domingo; este honor normalmente reservado para el fallecimiento de un presidente.

Fue enterrado en el mausoleo de la familia Morgan en un cementerio de Hartford. El magnate financiero dejó una colección de arte personal p|ara rivalizar con la de cualquier rey. Su ornamentada biblioteca fue construida para albergar la mayoría de sus obras, que, gracias a los esfuerzos de Jack Morgan, se dio a conocer al público en la década de 1920 con la apertura de Morgan Library & Museum.

Dato anecdótico: Se cree que la imagen del juego de Monopolio, el Monopoly Man, o también conocido como Rich Uncle Pennybags, se parece mucho al famoso hombre de negocios JP Morgan. Según la revista Jetset, esto es completamente posible. En las décadas previas a la amplia distribución del juego, Morgan había sido uno de los hombres más influyentes del país. Entre sus muchas hazañas, ayudó a fundar la enorme United States Steel Corporation, que muchos consideraban un monopolio.


343 vistas

CONTÁCTENOS:

Calle Cantuarias N° 160 Oficina 901, Miraflores, Lima

(01) 640 1600 / (01) 490 2299 

support@newcapital-sec.com

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono LinkedIn
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco

Secured By SSL

Copyright 2019, Todos los derechos reservados, NewCapital Securities