Buscar
  • Pedro F.

Daniel Ek, el hombre que revolucionó la forma en que las personas consumen y pagan por la música, co


Daniel Ek, músico y programador sueco que a los 16 años fue rechazado por Google por no contar con un título universitario. Es el fundador y CEO de Spotify. Está al mando del servicio de transmisión de música más grande del mundo con más de 70 millones de suscriptores de pago. Con solo 35 años de edad ha sido galardonado en el 2017 como la persona más importante en la industria de la música por la revista Billboard.

Daniel Ek nació el 21 de Febrero de 1983 en Rågsved, Estocolmo, Suecia. Creció en una familia de clase trabajadora. Asistió al KTH Royal Institute of Technology de Estocolmo, pero lo dejó y renunció a un título para dedicarse a sus proyectos empresariales y sobre todo, a uno que lo apasionara.

Según sus propias palabras, en casa no había mucho dinero pero si mucha música. Su abuela era cantante de ópera y su abuelo era pianista de Jazz. A la edad de 4 años Daniel aprendió a tocar la guitarra española y su antiguo maestro de música lo describió como un talentoso cantante y guitarrista. A los 5 años ya tenía su primera computadora y para cuando tenía 14 años, se había convertido en un programador. Se hizo conocido por su habilidad para construir sitios Web y ese fue su primer negocio. A su primer cliente le cobró $100 dólares, con el segundo cliente el precio se duplicó, pronto el precio había subido hasta $5,000 dólares por cada sitio web. Recordemos que en aquella época el internet estaba en pleno auge.

Ek estaba todo el día construyendo sitios web. Entrenó a sus amigos de clase más inteligentes para ayudarlo a escribir líneas de código. Se dice que también llegó a pagarles para que hicieran sus exámenes en la secundaria por él para poder concentrarse en el negocio. Comenzó a ganar mucho dinero y aún vivía en la casa de sus padres. En sus mejores meses llegaba a ganar $50,000 dólares y a la edad de 18 años ya dirigía un equipo de 25 personas.

Sus padres no sospechan que tenía un negocio hasta que empezaron a ver artículos como televisores y juegos de videos que ellos no habían adquirido. Durante ese periodo, tuvo que comprarse un teléfono celular para que sus padres no se enteraran de sus llamadas y de su pequeño negocio. Daniel Ek cuenta que sobornaba a sus compañeros de clase con artículos como celulares, iPods o PlayStations para que hagan lo que él necesitaba que hicieran, “Les enseñé a programar y básicamente, después de la escuela, les dije a mis maestros que estaba educando a otros, pero en realidad estaba haciendo mi propia especie de fábrica de trabajo infantil en ese momento.”

En 1999 mientras seguían enriqueciéndose desarrollando sitios Web, fue que se hizo una pregunta que él calificó de tonta: “¿Cómo lograr que la gente pague por música que se puede descargar (de forma ilegal) gratis? y sin cobrar por canción como lo hacía iTunes…” Su respuesta fue: Spotify, una máquina de discos en la nube que proporciona acceso legal a millones de canciones. Con suscripciones de pago y anuncios de estilo de la radio que se reproducen solo para suscriptores de no pago. No obstante, este sueño se haría realidad muchos años después.

A los 16 años de edad, pidió un trabajo en las oficinas Google, lamentablemente fue rechazado porque no contaba con una carrera profesional culminada. Durante una entrevista aseguró que en aquel momento pensó: “Haré mi propio motor de búsqueda, no puede ser tan difícil…” (…) ”Pues, resulta que es realmente muy difícil”. Sin embargo, hasta ese punto de su vida parecía ir todo viento en popa; a los 16 años ganaba más dinero que sus padres hasta que recibió una carta de la Autoridad Fiscal de Suecia donde le cobraban un cuantioso monto en impuestos que aparentemente Daniel debía y él no tenía idea de ello. Daniel Ek estaba en un punto cercano a la bancarrota, pero afortunadamente su suerte volvió a dar un giro inesperado.

Llegó a ser parte de la compañía Tradera (adquirida luego por eBay). En marzo de 2006 vendió su compañía Advertigo, una empresa de marketing en línea que vendió a la compañía sueca Tradedoubler de Martin Lorentzon con quien fundaría tiempo después Spotify. Fue brevemente CEO de μTorrent, trabajando con el fundador Ludvig Strigeus. Esto terminó cuando μTorrent se vendió a BitTorrent el 7 de diciembre de 2006. Strigeus se uniría a Ek como desarrollador de Spotify años más tarde.

A los 23 años ya era millonario, el grueso del dinero provenía de la venta de su empresa Advertigo por $1.2 millones de dólares. Se dio un gusto y se compró un Ferrari rojo y era conocido por frecuentar lugares nocturnos exclusivos en Estocolmo. Y como ocurre en la mayoría de las veces, la ecuación de dinero en exceso + juventud, trae como resultado un uso desmedido del dinero. Daniel usó su fortuna para vivir una vida de excesos. Años más tarde, afirmó que en ese periodo de su vida llegó a sentirse completamente deprimido. Se dio cuenta que las personas con quien andaba no eran realmente buenas personas, que no eran sus verdaderos amigos y que simplemente lo estaban utilizando. Al darse cuenta que necesitaba un cambio, Daniel Ek vendió su departamento de Estocolmo y su Ferrari para irse a vivir en una pequeña cabaña en las afueras de la ciudad.

Junto con Martin Lorentzon (quién compró su compañía publicitaria Advertigo), después de largas caminatas y noches de cine propusieron la idea detrás de Spotify, un servicio de transmisión de música legal y veloz. El modelo de negocio era innovador ya que proporcionaba acceso a la música en línea sin tener que cobrar por cada descarga de canción. Los clientes de Spotify podían escuchar música en línea de forma gratuita si estaban dispuestos a permitir la publicidad.

La fuente de inspiración para Spotify fue Napster, una aplicación que permitía a las personas de todo el mundo descargar música de forma gratuita, aunque sin el permiso de los artistas y las etiquetas de música respectivas, esto desencadenó la piratería en el negocio discográfico y finalmente la compañía se vio envuelta en problemas legales relacionados con la piratería. Daniel decidió mantener el espíritu de Napster, que le abrió los ojos a la música cuando era adolescente, pero se mantuvo dentro de los límites de la ley y realmente pagó a las personas que tenían los derechos sobre las canciones. De hecho el fundador de Napster, Sean Parker, se convertiría más adelante en inversor y miembro de la junta de Spotify.

En cuanto el proceso de recaudar dinero para Spotify no fue tarea fácil. Les tomó dos años y medio convencer a los inversores que el negocio de la música era una apuesta sólida y rentable. Durante ese tiempo, Spotify era financiado por la riqueza privada de Martin Lorentzon. Incluso Daniel Ek durmió fuera de una oficina durante meses para obtener una reunión con determinada persona a quien le quería presentar el negocio.

Finalmente Spotify se lanzó en Suecia en 2008 con financiación de pioneros de transmisión como Sean Parker de Napster, Ludvig Strigeus de μTorrent y Martin Lorenzton, cofundador de Spotify que invirtió cerca de $6 millones de dólares desde el principio. No fue hasta 2011 que Spotify cruzó el charco y se lanzó en los EE.UU. Esta demora se debió más que nada a la obtención de licencias globales. Uno de los primeros fans de Spotify en Estados Unidos fue Mark Zuckerberg, colocando en su propio muro

Spotify, ahora está valorado en más de $ 8 mil millones de dólares, cuenta con 70 millones de usuarios de paga, que gastan $10 dólares en promedio al mes para tener acceso ilimitado a más de 30 millones de canciones. En total, el servicio tiene 75 millones de usuarios activos. La junta de Spotify está repleta de gente como Sean Parker, cofundador de Napster; Barry McCarthy, ex director financiero de Netflix; y Renée Obermann, ex presidenta ejecutiva de Deutsche Telekom.

Si bien es cierto Spotify no es el único servicio que permite escuchar música online a gusto del oyente. No obstante se distingue de los servicios de radio por Internet como Pandora o Slacker radio por la vastedad de sus bibliotecas de música y su profunda integración en las redes sociales. Spotify permite a los usuarios compartir sin problemas listas de reproducción e intercambiar música en redes sociales como Facebook y Twitter. "El truco fue pensar desde el principio en el aspecto social del servicio"- asegura Daniel.

En 2011 Spotify llegó al millón de suscriptores de pago, y ya para comienzos del 2018, ese número llegaba a más de 70 millones. Ser el hombre más importante en la industria musical ha convertido a Daniel en un personaje famoso con amigos famosos. A su boda en 2016 asistieron Mark Zuckerberg que fue uno de sus testigos de boda y Bruno Mars quien se encargó de brindar el show para los invitados. Así mismo Ed Sheeran se autodenomina "fanático del pionero de la tecnología". Daniel Ek actualmente posee el 9% de Spotify y después de su salida en bolsa hizo que su fortuna se eleve cerca a los $2.5 mil millones de dólares según Forbes.


77 vistas

CONTÁCTENOS:

Calle Cantuarias N° 160 Oficina 901, Miraflores, Lima

(01) 640 1600 / (01) 490 2299 

support@newcapital-sec.com

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono LinkedIn
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco

Secured By SSL

Copyright 2019, Todos los derechos reservados, NewCapital Securities