Buscar
  • Pedro F.

Xi Jinping, el ingeniero químico que ha dedicado toda su vida al Partido Comunista de China y busca


De príncipe a campesino y luego presidente. Xi Jinping es el líder más poderoso de China desde Mao Zedong. Toda una vida entregada a la política y al Partido Popular de China. Pasó décadas trabajando en las filas del partido y del gobierno. Ha estado al frente del impulso de la República Popular China con el objetivo de cimentar una posición más prominente como una superpotencia en el siglo XXI. Ha cultivado una imagen de hombre fuerte y ha consolidado rápidamente su poder en el panorama global.

Xi Jinping nació el 15 de junio de 1953 en el condado de Fuping, provincia de Shaanxi, China. Su madre fue Qi Xin, miembro del Partido Comunista de China y su padre, Xi Zhongxun fue un líder revolucionario del Partido Comunista y vicepremier. Xi nació como un príncipe debido a sus raíces ilustres y las conexiones familiares. Creció con el lujo del conjunto residencial de la élite gobernante de China en Beijing. Sin embargo, la fortuna de la familia dio un giro cuando su padre fue purgado en 1962 antes de la Revolución Cultural y encarcelado. A la edad de 14 años fue enviado al campo para su “re-educación” con trabajos forzados en el remoto y pobre pueblo de Liangjiahe en la provincia de Shaanxi, donde estuvo cerca de 7 años. Fue en esta etapa de su vida que se une a la Liga de la Juventud Comunista. A los 20 años, en 1973 ingresa a la Universidad de Tsinghua, al año siguiente es aceptado por el Partido Comunista de China. En 1979 se graduaría como Ingeniero Químico pero su vida entera estaría entregada a la política.

La primera infancia de Xi Jinping se desarrolló, en gran medida, en el lujo. Su padre era un funcionario de alto rango del Partido Comunista en la época de Mao Zedong. En sus primeros años, Xi tuvo un buen estilo de vida y una buena educación. Pero todo cambió durante la Revolución Cultural de China, cuando Mao decidió eliminar a las élites del partido.

En 1966, Mao Zedong, el fundador de la China moderna, lanzó la Revolución Cultural (1966 – 76), un movimiento socio político con el objetivo de preservar la “verdadera” ideología comunista y purgar los restos de la sociedad capitalista. Toda la educación formal se detuvo y Xi Jinping dejó de asistir a la escuela secundaria y fue enviado al trabajo en una remota aldea agrícola haciendo tareas manuales. En ese lugar creció física y mentalmente, y también logró desarrollar buenas relaciones.

El 09 de septiembre de 1976, Mao Zedong “El Gran Timonel” muere a la edad de 82 años. Fue cuando China entra en luto y Hua Guofeng, el sucesor elegido de Mao, se hace cargo del poder. Pero eventualmente fue dejado de lado por Deng Xiaoping quien establece en China en un camino más práctico y menos dogmático. El 4 de diciembre de 1982, el Congreso Nacional del Pueblo adopta una nueva constitución en la cual limitan a los presidentes y vicepresidentes a dos mandatos de cinco años en un intento por evitar que China volviera a la regla del hombre fuerte después del reinado de 27 años de Mao Zedong.

Ya para 1974 y después de varios rechazos, Xi logró ser aceptado por el PC y a partir de aquí, su carrera en la política fue en ascenso. De 1983 a 2007 Xi sirvió en posiciones de liderazgo en cuatro provincias, primero en Hebei, luego en Fujian como vicealcalde y posteriormente en Zhejiang y Shanghai. Ya para ese entonces Él y Li Keqiang, el actual primer ministro, ya eran considerados sucesores del entonces presidente y jefe del partido, Hu Jintao. Xi también se convierte en vicepresidente de la Comisión Militar Central obteniendo valiosa experiencia militar por aquel entonces.

El 21 de octubre de 2007 Xi es promovido al Comité Permanente del Politburó, el cuerpo político más elitista. Y ya para 2008 la visibilidad de Xi se hizo mayor cuando fue elegido vicepresidente de la República Popular China. El 15 de marzo, la Asamblea Popular Nacional así lo decidió y una de sus obligaciones en el cargo, fue la de los preparativos para los juegos Olímpicos de verano en 2008 en Beijing.

El 15 de noviembre de 2012 Xi es nombrado secretario general del Partido Comunista y también se convierte en presidente de la Comisión Militar Central. En su primer discurso como secretario general, Xi rompió con la tradición y sonó más como un político occidental, hablando de las aspiraciones de la persona promedio y pidiendo una mejor educación, empleos estables, mayores ingresos, una red de seguridad más confiable, una mejor jubilación y atención médica; así como también mejores condiciones de vida y un mejor ambiente. El 14 de marzo de 2013, Xi completó su ascenso cuando fue elegido presidente de la República Popular China. En su primer discurso como presidente juró luchar por un gran renacimiento de la nación China y una posición internacional más prominente. Esta función es clave para promover los intereses de China en el escenario global. El 25 de octubre de 2017 recibe un segundo mandato como secretario general del partido durante la XIX Congreso del Partido.

En 2014 Xi se dispuso a estimular una economía China que venía en desaceleración. Ese mismo año, China presentó la iniciativa “One Belt, One Road”. En la cual se busca reformar rutas comerciales y se lanzaron ambiciosos planes de inversión en infraestructura. Expandió el poder de los bancos privados y permitió a los inversores internacionales negociar acciones directamente en la bolsa de Shanghai. También modificó la ley de un solo hijo. En el 2015 Xi Jinping devaluó el yuan buscando aumentar las exportaciones y también intervino para apuntalar el mercado de la vivienda que había caído en el 2014. Incluso, como parte de su objetivo de establecer a China como una superpotencia global del siglo XXI, Xi Jinping ha impulsado una reforma militar para mejorar las fuerzas navales y aéreas de su país.

En cuanto a las relaciones comerciales, a menudo está en desacuerdo con Estados Unidos. En noviembre de 2017 Xi se reunió con Trump para una cumbre de dos días en Beijing. Trump elogió al país y Xi habló sobre una cooperación de beneficio mutuo anunciando memorandos de entendimiento para aumentar el comercio en $253 mil millones de dólares. Sin embargo, en sus siguientes apariciones en la cumbre de Cooperación Económico Asia – Pacífico en Vietnam. Ambos mandatarios se contradecían. Por ultimo las tensiones entre las dos partes se acrecentaron luego de que Trump ordenara aranceles más rígidos sobre las importaciones de aluminio y acero en marzo de 2018 como parte de los esfuerzos de EE. UU. para nivelar el déficit comercial “fuera de control”. China respondió sobre una gama de productos estadounidenses lo que provocó que Trump amenazara con intensificar aún más el asunto.

No obstante, en abril último, Xi emitió una nota conciliatoria durante su discurso en el Foro Económico de Boao en el que prometió “ampliar significativamente el acceso al mercado” para las compañías extranjeras al reducir las restricciones en el sector financiero y automotriz y reducir los aranceles a la importación de autos. Además, prometió una mayor protección a la propiedad intelectual.

En cuanto la consolidación del poder de Xi, el 11 de marzo de 2018, el Congreso Nacional del Pueblo votó casi de forma unánime a favor de abolir los límites de mandato para la presidencia. La eliminación de estos límites sorprende a muchos, pero los medios oficiales dicen que refleja “la voluntad del pueblo” sin embargo, muchos expresan su preocupación en privado. El 17 de marzo de 2018 El Congreso Nacional del Pueblo elige a Xi como presidente por segunda vez en un mandato de cinco años más. El partido rompió la tradición y no designó a ningún sucesor para Xi, sumado a la eliminación de los límites de mandato, se especula que el partido pretende mantener a Xi como presidente por el resto de sus días.

Xi Jinping se abrió paso en las filas del partido para convertirse en un jugador importante en el Politburó (organismo de toma de decisiones de los máximos dirigentes del Partido Comunista de China). Pero su consolidación del poder desde que asumió la dirección del partido en 2012 no tiene precedentes.


0 vistas

CONTÁCTENOS:

Calle Cantuarias N° 160 Oficina 901, Miraflores, Lima

(01) 640 1600 / (01) 490 2299 

support@newcapital-sec.com

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono LinkedIn
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco

Secured By SSL

Copyright 2019, Todos los derechos reservados, NewCapital Securities